Carnes Postres Pollo El Mar Home

RECETA PARA COMPARTIR EN FAMILIA

Masa para pizza casera

INGREDIENTES:

  • Harina de trigo – 400 gramos
  • Agua – 250 gramos
  • Aceite de oliva – 20 gramos
  • Sal – 2 gramos
  • Levadura seca de panadería– 2 gramos
  • Si quieres usar levadura fresca debes añadir 6 gramos
  • PREPARACIÓN DE LA RECETA

    Mezclamos en un cuenco la harina con la sal.

    Añadimos la levadura seca y volvemos a mezclar. Es importante que lo hagas en este orden para que la sal y la levadura no entren en contacto directamente, ya que la acción de la levadura podría verse afectada negativamente.

    A continuación, vertemos en el cuenco el agua y el aceite. Con la ayuda de una espátula, o una rasqueta de panadería, mezclamos todos los ingredientes hasta que la harina se hidrate por completo. En ese momento, tapamos el cuenco con un plástico y dejamos reposar la masa durante 20 minutos. A este reposo se le conoce con el nombre de “autolisis”, y durante el mismo la harina se terminará de hidratar, permitiéndonos amasar en menos tiempo. Combinando varios ciclos de amasados cortos, y reposos entre amasados, tendremos lista la masa sin apenas esfuerzo.

    Pasados los 20 minutos, untamos con un poco de aceite la superficie de trabajo y volcamos la masa encima. Amasamos durante unos segundos. Para ello, vamos plegando la masa desde los extremos hacia el centro, como si la recogiésemos para hacer una bola. Finalmente, hacemos una bola con la masa (a esta acción se le llama “bolear”), y la metemos en el cuenco ligeramente aceitado. Dejamos reposar durante 15 minutos más.

    Pasado el tiempo de reposo, repetimos el paso 4. Durante este segundo ciclo de amasado notaras que la masa ya ha desarrollado una buena elasticidad, esto ha sido gracias a los tiempos de reposo, durante los que el gluten se sigue desarrollando. Tras este segundo amasado ya tenemos la masa lista para iniciar la fermentación. Tras amasar durante unos segundos, volvemos a formar una bola y la metemos en el cuenco donde la dejamos que repose hasta que doble su tamaño.

    Una vez que la masa ha doblado su tamaño, la volcamos sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada. Formamos una bola llevando los bordes hacia el centro.

    Con la ayuda de una rasqueta metálica de panadería, o un cuchillo bien afilado, cortamos la masa en tantas porciones como bases de pizza queramos preparar. Nosotros la hemos dividido en 3 trozos.

    Tras dividir la masa, formamos una bola con cada uno de los trozos.

    Tapamos las bolas con un tapo y las dejamos reposar durante 10 minutos. Durante el reposo, el gluten se relaja, lo que nos facilitará la labor de estirar la masa.

    En este punto podemos decidir si congelamos las bolas de masa para tenerlas listas para usar en cualquier momento. Si las vamos a congelar, no es necesario dejarlas reposar 10 minutos

    Pasado el tiempo de reposo, ya podemos hacer uso de un rodillo para estirar las bolas de masa y usarlas para preparar una rica pizza. También podemos congelarlas una vez estiradas, para ello, las envolvemos en una lámina de papel vegetal y las guardamos dentro de una bolsa antes de meterlas en el congelador.

    y Buen Apetito...!

    Compartir Twittear

    Copyright © El Rincon Gourmet Web

    Colaboradores: Yormary C - Omar J | Contacto: elrincongourmetweb@gmail.com | Web Design: Copyright © Obione